Odebrecht admite le tomará tiempo restaurar su imagen

Mundo
Typography

Nueva Orleans (EE.UU).- Un alto ejecutivo de la multinacional brasileña Odebrecht, envuelta en un escándalo mundial por el pago de sobornos, dijo ayer que nadie ha cuestionado nunca ni la calidad de sus obras ni su eficacia, sino los métodos que usó la compañía para adjudicarse proyectos.

“Nunca he escuchado que nuestra calidad sea mala o que no seamos capaces de entregar un proyecto. El problema que enfrentamos tiene que ver con cómo conseguimos adjudicarnos los proyectos y está claro que en algunos casos lo hicimos de la manera incorrecta”, afirmó a Efe en New Orleans el director de Cumplimiento de Odebrecht, Michael Munro.

Los proyectos que la multinacional consiguió a base de sobornos “son un pequeño porcentaje” de todos los que la empresa ha ejecutado en sus 70 años de historia, pero es verdad que fueron obras “muy importantes a lo largo de toda América”, consideró Munro.

El directivo, incorporado a la firma hace un año para dirigir e implementar un plan de políticas internas destinadas a evitar que la compañía vuelva a incurrir en prácticas delictivas, participó ayer en un foro celebrado en Nueva Orleans, EE.UU, organizado por la industria petroquímica y auspiciado por la propia Odebrecht.

La enseñanza

“Lo que hemos aprendido es que hay que respetar los valores por encima de todo y en cada una de nuestras decisiones, y que las ganas de triunfar no pueden rebasar los valores centrales de la compañía”, explicó Munro, tras intervenir en el evento “Downstream Engineering, Construction and Maintenance”, organizado por el American Chemistry Council (ACC).

El caso Odebrecht, añadió el ejecutivo, ha servido también para recordarles a las demás compañías y a la sociedad en general “que todos en el mundo podemos cometer fallos y precisamente por eso, porque somos capaces de hacer las cosas mal, no debemos realizarlas”.

Según el abogado, actualmente la Justicia estadounidense investiga al menos a 84 empresas por presunta corrupción.

Munro, que explicó ante las mayores empresas petroquímicas de EE.UU las nuevas políticas internas de Odebrecht, dijo que la constructora “está haciendo las cosas bien”, pero admitió que les va a costar tiempo desprenderse de la mala fama porque “la confianza no se puede recuperar en dos días”.

Otra oportunidad

“Tenemos esperanzas de que los países, nuestros clientes y nuestros clientes potenciales nos den una oportunidad”, apuntó.

El Programa de Cumplimiento que está implementando Odebrecht exige a los trabajadores, entre otras cosas, reportar “cualquier acto de corrupción o cualquier insinuación de soborno al departamento de Munro para que este valore si lo notifica a las autoridades del respectivo país.

Un largo camino

Una prueba del cambio de mentalidad de la multinacional, aseguró el estadounidense, es la renovación completa de su dirección y la predisposición que ha mostrado para llegar a acuerdos judiciales con los Gobiernos de los distintos países en los que pagó sobornos.

“Las empresas que han cometido actos como estos suelen tardar entre 3 y 5 años en negociar un acuerdo judicial con los Gobiernos. Odebrecht y el Gobierno de Estados Unidos lo hicieron en solo 6 meses. Estamos muy comprometidos con dejar todo esto atrás”, concluyó el directivo.

El Departamento de Justicia de EE.UU. divulgó en diciembre pasado unos documentos que desvelaron que la constructora pagó cerca de 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África.

La multinacional alcanzó un acuerdo judicial con los gobiernos de EE.UU., Brasil y Suiza para pagar multas por valor de más 2.000 millones de dólares y compensar así los actos ilícitos por los que se le investiga.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS