Punta Catalina tendrá prueba funcional en octubre de 2017

Electricidad
Typography

Baní.- La Central Termoeléctrica Punta Catalina se encuentra en la etapa de finalización de las obras civiles menores, tomando en cuenta que las partes más importantes, como las fundaciones para turbinas, calderas, silos y edificios, fueron completadas.

La obra, en general, lleva un ritmo de avance del 70%; prácticamente todos los equipos grandes que se requieren para Punta Catalina están ya en el terreno, una parte importante de ellos instalados. El montaje de otros está pendiente.

La parte del grueso tomará de 12 a 14 meses, es decir, que contando desde hoy (10 de octubre de 2016) a esa misma fecha, del año 2017 se completa el montaje, calcula Pablo Rivas Méndez, coordinador técnico de la central termoeléctrica, por parte de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).

Cuando Rivas Méndez habla de completar el montaje de la planta, se refiere –concretamente- a dejar todo listo en las calderas, las turbinas, los sistemas auxiliares y otros. “Se completan y ahí mismo empiezan las pruebas de equipos”, le explica el experto a un equipo de prensa de elCaribe que recorrió el área donde aparatos y hombres trabajan juntos y a toda marcha para cumplir cada proceso del calendario diseñado en la obra.

Se trabaja en algunas pequeñas fundaciones para destiladores y pequeños tanques y se está en el montaje de equipos, tanto de auxiliares de turbinas como de calderas. Prácticamente toda la ingeniería del proyecto (lo que es diseño de planos, manuales, procedimientos) se completó. Está en un 96%. Lo concerniente a la “procura de equipos”, que tiene que ver con los equipos comprados para las turbinas, las calderas, cableados, sistemas de control y materiales para propulsión, entre otros, está en un nivel superior al 90%.

“Aquí se ven temas importantes, como es el caso de la caldera uno, que se monta de arriba para abajo. Se montaron los domos, dos soportes de los tubos de la caldera y se empezaron a subir todos los paneles de tubos de la parte superior”, explica Rivas Méndez, sin soltar interés en la cuestión ni por un segundo.

“Estas calderas se ensamblan en tres bloques verticales”, indica. El primer bloque de tubos se montó y se está en la etapa de soldadura de membranas y de tuberías. Cuando se termine con esas soldaduras y esté seguro ese primer bloque, se procederá entonces a montar el segundo y luego el tercero. Cuando eso ocurra, la caldera habrá de quedar “mecánicamente ensamblada”. En paralelo con lo mencionado, se trabaja en la unidad número dos, un equipo completamente separado en cuando al personal. La unidad dos tiene el domo montado y se preparan todos los soportes para empezar a subir las tuberías de vapor.

El domo es el primer equipo funcional de la planta, de vital importancia para Punta Catalina, ya que se encarga de colectar todo el vapor que produce la caldera, le reduce el nivel de humedad al vapor, y como una arteria lo dirige a los sobrecalentadores, desde donde es enviado al turbogenerador para la transformación de la energía térmica en electricidad.

En el área de turbina de la unidad dos se está ensamblando una grúa y se colocan los equipos menores, que requieren de un espacio importante. “En eso estamos y es una labor intensa en las soldaduras y preparación de taller”, dice Pablo Rivas, poco antes de que un asistente, por parte de la CDEEE, se asome al área donde se da la conversación para preguntar si los invitados, o el mismo Pablo, requerían de agua o café, previo a iniciar el recorrido por el complejo.

En el área donde se levanta la central termoeléctrica hay dos grandes talleres, uno para cada caldera, donde se ensamblan tuberías, ductos y silos. En el caso de los equipos rotativos, como bombas, ventiladores, transformadores y controles, éstos vienen pre-ensamblados de la fábrica y básicamente lo que se hace aquí es posicionarlos en el lugar donde van. Hay varias zonas grandes donde esos equipos están almacenados y solo esperan turno para ser montados.

Por aquí la actividad no se detiene y no es extraño ver moverse de un lado a otro, verificando que cada “cosa” va donde debe ir, al director general del consorcio, Carlos Alberto Coutinho, o a Giovanni Rodrigues, director de Construcción, ambos brasileños. Las plantas a carbón son levantadas por el consorcio integrado por las empresas Constructora Norberto Odebrecht, Tecnimont e Ingeniería Estrella S.R.L, ganadora de la Licitación Pública Internacional convocada por la CDEEE.

Para esta fecha, el pasado año 2015, el promedio de hombres y mujeres trabajando en la construcción de las plantas era de 4,400, incluyendo los transportistas, la gente que laboraba en la preparación de terrenos, los de oficina, los del puerto y otros. En ocasiones –el pasado año- la cifra alcanzó los 5,500 y 6,000 hombres. Actualmente, el proyecto tiene unos 3,200 empleados pero la cantidad varía en función del tipo de mano de obra que se requiera. A inicios, (cuando hubo los 4,400 empleos) casi todo lo que se hacía era “obras civiles”, y ahora quedan pocas de ellas porque no se mueven tantos materiales ni se observan tractores removiendo terrenos, cosa que ocurría en principio. Esas obras fueron prácticamente completadas. El personal que está entrando ahora es, por ejemplo, para obras eléctricas y mecánicas, básicamente. Las obras civiles que se están trabajando son los techos de parque de carbón y la preparación para la subestación. Se trata de labores de corta duración, según dijo Pablo Rivas.

La empleomanía podría volver a subir en la medida que empiecen trabajos de equipos menores y cableados, hasta llegar de nuevo al pico de los 4,000 ó 5,000 empleados de manera sostenida. Para 2017, cuando el proyecto entre en la fase final quedará un personal que será para completar y probar los equipos. En Punta Catalina se sigue trabajando con personal local, mayoritariamente, y hay supervisores especializados de las empresas fabricantes, en el caso de muchas de las piezas y aparatos. Por ejemplo, la chimenea, que la hizo una empresa norteamericana, tuvo supervisores de esa parte del mundo, pero el 80 o 90% de la mano de obra es local. En la obra hay pruebas e inspecciones que se van haciendo aparte. En algunos casos, las pruebas se hacen en la fábrica. “Por ejemplo, aquí llegó una turbina, pero esa turbina fue probada en la fábrica. Nosotros fuimos a supervisarla a la fábrica. Fue una turbina que se probó de acuerdo a las normas y funcionó. Aquí simplemente se trae para montarla”, sostiene el coordinador técnico de la central termoeléctrica, por parte de la CDEEE. “Aquí, cada vez que se monta, por ejemplo, un piloto, se confirma, por parte de la CDEEE, que tiene el agarre y que efectivamente está listo.

Un tema que está en debate público

El Gobierno tiene previsto vender acciones por valor de US$1,000 millones de la empresa generadora Punta Catalina. Así lo dejó saber el presidente Danilo Medina en el mensaje que acompaña el proyecto de Presupuesto del año 2017, que sometió al Congreso a través del Senado, por un monto de RD$711,399.4 millones.

Si logra la venta accionaria, el Gobierno habrá obtenido un alivio al financiamiento previsto para sustentar el proyecto de presupuesto, dice el presidente Medina en su mensaje al presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez. “En caso de que se realice la venta de acciones de Punta Catalina por un monto de US$1,000 millones, tal como tiene previsto el Gobierno, se habrá obtenido un alivio al financiamiento previsto mediante la venta de un activo financiero”, indica la comunicación. Desde que surgió el tema de la posible venta de acciones ha habido opiniones a favor y en contra.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS